NO BLACK FRIDAY PARA EL PLANETA

NO BLACK FRIDAY PARA EL PLANETA

El “Black Friday” tiene origen en Filadelfia debido a los disturbios que ocasionaba el agolpamiento de gente asistente a un partido de equipos rivales. Este nombre se lo dió la policía, ya que para ellos era un día odiado. Los comerciantes de la zona aprovechaban tal día para lanzar precios agresivos y así eliminar todo el stock. 

Con el paso del tiempo, nos han hecho creer que se creó como consecuencia a los bajos ingresos y ventas de las semanas previas a las fiestas navideñas.

Al final, siguen exponiendo precios agresivos y generando una urgencia de adquirir un producto cuando no lo necesitamos, o incluso, los “por si acaso” llegando a generar un gasto medio de 150 euros en un solo día por persona.

El gasto, en este famoso día, no es solo económico, también existe un componente psicológico, incluso, llegamos a sentirnos socialmente excluidos si no adquirimos nada en el “black friday”

La cantidad de productos que se obtendrán por impulso en este día son al final, residuo, en su gran mayoría, tecnológico. 

Fomentar el consumo consciente de un par de zapatos que realmente necesitas es nuestro objetivo, además de hacerlo de forma transparente; explicandote el impacto que este tiene. 

 

Aunque vivimos de nuestras ventas como cualquier otro negocio,  no queremos contribuir a un consumo innecesario y preferimos hacerlo sobre ventas a clientes conscientes, que vayan a consumir el producto hasta el final de su vida natural.

Además, trabajamos por un precio justo y ético, ya que creemos que esta prácticas comerciales, conllevan competencias desleales entre marcas y colaboradores, y ejerce presiones innecesarias en los costes de fabricación que al final terminan afectando a las condiciones de las personas y él fatal cuidado de nuestro medio ambiente.

 

¡Y LO MEJOR! No somos los únicos que llevamos a cabo estas iniciativas, cada vez más empresas, se plantean o se crean de un modo más sostenible, como por ejemplo nuestrxs compañerxs de EKOMODO, que también desarrollan productos para una economía circular. 

 

Día a día, un planeta mejor, es posible. Nuestro pensamiento antropocentrista, muchas veces nos hace olvidarnos de que coexistimos con otros seres y al final somos todos los que pagamos las consecuencias de nuestra irresponsabilidad.

Por eso, nosotros le decimos NO al Black Friday y SÍ a un consumo responsable.

All comments

Leave a Reply