Son muchos los cambios, a raíz del profundo replanteamiento que vesica piscis footwear ha realizado en el envasado de sus productos, bien sea en diseño, materiales y la no utilización de artículos prescindibles, todo ello con el fin de conseguir un envasado mucho más sostenible.

El impacto medioambiental que provoca la producción actual de más de 22.000 millones de pares de zapatos anuales, ya sea por el consumo de la gran cantidad de materia prima necesaria para su elaboración, como por las miles de toneladas de residuos que éstos generan, invitan a un nuevo replanteamiento a la hora de concebir un zapato. El manufacturado predominante y los muchos componentes que habitualmente suele llevar el calzado imposibilitan la opción de llevar a cabo su reciclado, debido a la gran complejidad que supone separar toda la materia de la que están compuestos. Esto conduce inevitablemente, llegado su fin de ciclo, a que sean pasto de vertederos, generando gran cantidad de residuos y desaprovechando la valía de mucha de la materia empleada.

La insostenibilidad de seguir practicando una economía lineal, donde se extrae, se crea, se usa y se tira nos motivó a diseñar calzado que pudiera ser reciclado por el mismo consumidor, como si de cualquier otro producto se tratase.

A través de la simplificación y la diferenciación de los dos elementos clave que permiten un correcto reciclado del zapato (la suela y el corte) logramos crear diferentes construcciones, posibilitando al consumidor separar dichas partes de forma rápida y sencilla, para que pudieran volver a ser utilizadas para otros fines.

El corte, compuesto únicamente de materia textil, facilita su total reciclado, al igual que la suela, elaborada con caucho, que se presta a poder ser reutilizada para la creación de otros productos y por ende, evitando también generar residuos.

De esta manera hemos conseguido crear un calzado basado en una economía circular, una economía que emula el funcionamiento de la misma naturaleza, donde todo es útil y el concepto basura ni tan siquiera se contempla.

ECONOMÍA CIRCULAR